Páginas

jueves, 22 de junio de 2017

MANCHESTER FRENTE AL MAR

2016.- ESTADOS UNIDOS.- DIR.: Kenneth Lonergan.- INT.: Casey Affleck, Michelle Williams, Kyle Chandler, Lucas Hedges, Tate Donovan, Erica McDermott, Matthew Broderick, Gretchen Mol, Kara Hayward, Susan Pourfar, Christian J. Mallen, Frankie Imbergama, Shawn Fitzgibbon, Richard Donelly, Mark Burzenski, Mary Mallen.

Mi puntuación es  ★★★★★★★★☆☆
Lee Chandler (Casey Affleck) es un solitario encargado de mantenimiento de edificios de Boston que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano Joe ha fallecido. Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, del que tendrá que hacerse cargo. De pronto, Lee se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi (Michelle Williams) y de la comunidad en la que nació y creció. (FILMAFFINITY)

Mi comentario: Un descuido, un error....puede costarte muy caro. Tanto es así que no volverás a ser el mismo y tu vida se habrá acabado, por lo menos interiormente. El desequilibrio que te produce es tal, que todos tus actos estarán guiados por una culpabilidad que te persigue, un aislamiento voluntario y un querer romper con todo lo que te rodeaba.

Esta situación es la de nuestro protagonista, en una película intensa, que nos traslada fielmente a ese mundo de dolor e incomprensión, y en la que nos vamos metiendo sin darnos cuenta en el mismo laberinto de nuestro solitario Lee Chandler.

Si a lo anterior añadimos la repentina muerte de su hermano, con el que estaba muy unido desde la distancia y antes de su aislamiento, tendremos un marco de aflicción del que es muy difícil liberarse.

Te impresiona. No hay nadie, como en otras, que le sirva de consuelo ni seguramente el lo hubiera aceptado. Es como si solamente estuviera viviendo esperando que le llegue la hora; sin más. No reclama el perdón de nadie (la mujer se lo ofrece y lo rechaza), quiere asumir su culpa y la resignación la convierte en hostilidad.

El punto de vista del chico y las reacciones para con su tío, son dignas de tenerlas en cuenta. Es un fiel reflejo de una rutina que se ve alterada y que ninguno de los dos esta preparado para afrontarla.

Parece que el papel estuviera hecho a la medida, es el único principal; los demás son secundarios a gran distancia.


Buen film, buena interpretación, el clima emotivo te envuelve desde la primera escena, te transfiere esas turbaciones reflejadas en frases incompletas, buenos diálogos, las miradas (sobre todo la de Afleck), los silencios, el ritmo apropiado, y por último nos queda esa sensación, que varias vidas se rompieron por el camino.