Páginas

lunes, 26 de diciembre de 2016

LAS HERMANAS DE LA MAGDALENA

2002.- IRLANDA.- DIR: Peter Mullan.- Int: Geraldine McEwan, Anne-Marie Duff, Nora-Jane Noone, Dorothy Duffy, Eileen Walsh, Mary Murray, Britta Smith, Frances Healy, Eithe McGuinness, Phyllis McMahon, Rebecca Wals, Eamonn Owens, Chris Simpson, Sean Colgan, Daniel Costello.

Mi puntuación  ★★★★★★★☆☆☆
Los conventos de la Magdalena en Irlanda eran gestionados por las hermanas de la Misericordia en nombre de la Iglesia católica. Acogían a muchachas enviadas por sus familias o por los orfanatos, que allí quedaban encerradas y a las que se obligaba a trabajar en las lavanderías para expiar sus pecados. Dichos pecados eran de distinta naturaleza: desde ser madre soltera a ser demasiado bella o demasiado fea, o demasiado simple o demasiado inteligente, o víctima de una violación, y por tales pecados trabajaban sin percibir ninguna retribución, 364 días al año, y se las hacía pasar hambre, se las sometía a castigos físicos, humillaciones, violencia física y moral, y se las separaba de sus hijos. Las penas que tenían que cumplir eran ilimitadas. Miles de mujeres vivían y morían allí. El último convento de la Magdalena en Irlanda cerró sus puertas en 1996. (FILMAFFINITY)

Mi comentario: Película dura, muy dura. Nos demuestra que cualquier excusa era buena para ingresar en estos internados, donde las hermanas, más que unas monjas encargadas de hacer expiar las culpas y los pecados de las chicas, eran las verdaderas carceleras de estas Instituciones. Algunas se pasaban allí toda su vida, con el trauma psicológico que ello pudiera suponer.


Buen ritmo, buen guión, escenas impactantes pero sin caer en crudeza fácil, muy bien interpretada y sobre todo, nos hace reflexionar en la bula que tenían algunas ordenes religiosas para cometer todo tipo de abusos.